En la naturaleza es donde encontramos la belleza en su estado más puro.
Nuestros conceptos de la armonía y de la perfección han sido modelados durante la evolución humana por los propios estímulos naturales. Por eso, nuestro ideal del concepto plástico suele tender hacia lo natural, lo simple, así como el cuidado del planeta y sus recursos naturales.